Datos personales:

Nombre completo: Manuel Carrasco Galloso.
Fecha de nacimiento: 15 de enero de 1981.
Lugar de nacimiento: Isla Cristina (Huelva).
Horóscopo: Capricornio.
Estatura: 1.78 cm.
Color de ojos: Verde mar.
Color de cabello: Castaño claro.
Personalidad: Sincero, sencillo, cariñoso, tímido, aventurero, nada rencoroso, un poco despistado, algo supersticioso, viajero y amigo de sus amigos.
Profesión anterior: Pintor.
Experiencia musical: Cantaba con los colegas en las comparsas de carnaval.
Idolos musicales: Manolo García, Ketama, Alejandro Sanz...
Aficiones: Estar con los amigos, viajar, ir de fiesta...
Su equipo de fútbol: el Real Madrid.
Animal de compañía: Sus perros.
Su canción: Cualquiera que llegue al alma.
Su película: Braveheart de Mel Gibson y Mar adentro de Alejandro Amenábar.
Su comida favorita: el pez espada a la plancha, la tortilla de patatas con cebolla y los superbocatas....y de postre el arroz con leche, la frutita fresca y las chuches, sobre todo las gomitas.
Un libro: El monje que vendió su Ferrari, de Robin S.Sharma.
Su color: Verde y azul.
No puede vivir: Sin amor e ilusión.
El amor es: El aire perfumado que llega y te hace soñar.
Sus páginas web:
- Portalmix: Aq
- Oficial del Club: Aquí
- Su foro en Univisión: Aquí

Hoy comparto mis vivencias y sentimientos con vosotros, todos los que me habéis acompañado en la vida desde mis comienzos. Os lo dedico a los que os late el corazón con la música, mi música.
"Manuel Carrasco"

Hijo Predilecto de Isla Cristina:

Manuel Carrasco Galloso, hijo de María y José, es el cuarto de sus cinco hermanos. Nació el 15 de Enero de 1981 en el pueblo costero de Isla Cristina (Huelva), pueblo marinero y bañado por el Atlántico, que Manuel describe como un paraíso, con pasión de enamorado, muy bonito y con muy buena gente... “Es un pueblo mayoritariamente pesquero y toda su industria se relaciona con el mar”
Manuel Carrasco es el mejor embajador de su tierra y si todo el mundo es igual de encantador que él, Isla Cristina debe de ser uno de los lugares más especiales del mundo.


Una familia muy unida:

María y José son los padres de Manuel y lucharon mucho para que sus hijos se convirtieran en personas de provecho. Manuel es el cuarto de cinco hermanos llamados: José Manuel, Quino, Onofre, Manuel y Mari Carmen, la peque de la casa. Manuel quiere mucho a sus padres y habla orgulloso de ellos: “Son muy sencillos, lo más sencillo del mundo. Personas muy sinceras y muy normales, que siempre lo dan todo y nunca piden nada, son unos currantes del copón. Una de las cosas que tengo pendiente es que ellos disfruten de lo bonito de la vida. Mis padres son personas que no han disfrutado nada, han estado siempre trabajando y viviendo para sus hijos, así que algo tendré que hacer para cambiarlo”Su padre trabajaba en la mar y su madre trabajaba en la casa llevando a sus cinco chiquillos para adelante. Manuel habla con muchísima dulzura de sus padres, en su voz hay un infinito agradecimiento y orgullo de hijo.

En su nuevo disco “Manuel Carrasco”, Manuel les dedica una canción preciosa a sus padres titulada “Montañas de sal”, que habla de la añoranza de Manuel por su tierra y su familia cuando está lejos de ellos. Siempre dice que sus padres se encargan de bajarle y ponerle los pies en la tierra, cuando está en su tierra se da cuenta de quién es en realidad y se olvida que es un artista.
Manuel habla también maravillas de sus hermanos a los que adora: “Mis hermanos son tíos como yo, normales, muy trabajadores, aunque cada uno tiene sus cositas...Mari Carmen, es la peque, laalegría de la casa, el centro de todos los mimos”

Su Infancia:

La infancia de Manuel fue de lo mas apacible dentro del seno familiar. Era un niño normal y según sus propias palabras muy travieso. Vivían en un barrio llamado Punta del caimán, de calles estrechitas y pegado a la mar, muy cerca de la playa y las barcas, donde aún reside toda su familia.
Sus recuerdos de la infancia van unidos al mar, al muelle y a la llegada de su padre después de 15 o 20 días embarcado. Cuando Manuel era pequeño siempre se quería ir con su padre en el barco, pero claro, no le dejaban embarcar con el. Un día a las 5:00 de la mañana Manuel se plantó en la puerta de su casa recién vestido y empeñado en irse a la mar y José se lo llevó en el barco. Se ve que no lo pasó muy bien, porque cuando llegaron a tierra dijo...”El agua pa los pescaitos” Manuel iba con su padre y los marineros al muelle, luego volvían a casa, donde les esperaba la familia. Siempre recuerda que su padre le llevaba a hombros e iba cantando por toda la calle, le llamaban “el canario” y “el cantaor”. Una anécdota graciosa de la infancia de Manuel es su comienzo en la música, sus primeros pinitos como músico en el baño: “Entre donde se pone el papel higiénico, la tapa y donde se ponen los cepillos de dientes me hacía una batería que ‘pa’ que”.


La vida de Manuel pudo haberse truncado de manera trágica: “Cuando era pequeño, iba corriendo por una calle, estaba lloviendo” Un coche atropelló al pequeño Manuel, que tuvo tres vértebras dislocadas. Por suerte no fue nada más grave. Estuvo yendo a rehabilitación hasta los 18 años y llevó un corsé para corregir las lesiones, ahora no tiene ninguna secuela de aquel fatal accidente.
Desde niño, el mar ha significado mucho para Manuel y ejerce sobre él una atracción hipnótica. Describe su barrio como un pequeño paraíso cerca del club náutico. Pero su lugar favorito siempre ha sido la playa y sobre todo un lugar donde están todas las barquitas amarradas, que es donde Manuel se bañaba. Recuerda sus travesuras entre las barquitas, “paterillas” como él las llama. Iba a pescar y a bucear entre los barcos hundidos...otra anécdota de Manuel en esta época es cuando recuerda al dueño de la barquita que le decía: ‘¡Bájate de ahí niño!’ y él se escapaba corriendo como un diablillo.


“La verdad es que cuando estoy allí, en mi pueblo, y me encuentro un poco desorientado siempre vuelvo a visitar ese lugar”
Los años en la escuela fueron muy felices para Manuel. Tenía carita de niño bueno, pero en realidad era un travieso, el centro de atención de otros chavales...”Tenía muchos amigos en el colegio y en todos los sitios y aun los conservo”. Le gustaba mucho lenguaje y sociales...pero las mates no le gustaban nada, era lo que siempre suspendía y en casa le hacían ponerse las pilas y estudiar, pero sino siempre se las ingeniaba con alguna chuletilla o algún truquillo para aprobar las mates, porque sino no había manera.
El contacto que Manuel ha tenido con la naturaleza desde que era pequeño ha hecho que haya crecido sin estar en casa todo el día pegado al ordenador...”En mi pueblo, siempre hemos sido muy de la calle, vamos, que yo las ‘play station’ y esas cosas, como que no”. La televisión si que le gustaba y algunos de sus dibujos favoritos eran Heidi, Oliver y Benji y Peter Pan.


Para Manuel, toda su infancia son recuerdos que permanecen claros a pesar del paso del tiempo. Los amigos, la familia, Isla Cristina, el mar y la naturaleza. El tipo de infancia de Manuel es de las que ya no abundan, en una época donde crecer con tanta libertad no es posible.

Su adolescencia:

Para muchos jóvenes, la adolescencia significa rebelión, choques con el mundo y, sobre todo, una sensación de búsqueda de un lugar en la vida. El caso de Manuel puede calificarse de excepcional, por su manera rápida de madurar.


Manuel pasó de niño a adolescente con calma, con el ritmo que caracteriza a su pueblo. Siempre estuvo muy a gusto en casa y no le hacía falta salir de juerga. Cuenta que todos sus amigos se echaban novia desde muy jóvenes, y claro, él tenía que ir cambiando de grupo de amigos, porque pasaba de novias tan joven...”Yo me iba metiendo en otros grupillos, conociendo a otras personas. Conservo mis amigos de la infancia, pero también tengo muy buenos amigos de estos últimos años”


Manuel cuenta que siempre fue muy casero, que sus amigos empezaron a salir antes que él y él se quedaba en casa o se iba a jugar a bolas con los chavalillos...”Empecé a salir con 16 o 17 años, a ir a discotecas y eso...” ‘Poco a poco’, eso parece ser un motivo central en la vida de Manuel, las cosas despacio, porque lo que tiene que llegar llega...y ¡Ay! Cuando llega...”Empecé a salir y le cogí el gusanillo a la cosa y entonces era yo el que se pasaba de vueltas con las discotecas”
Manuel siempre fue muy activo y ha estado metido en muchas actividades: baloncesto, fútbol sala, estuvo en una banda de música de cornetas y tambores, en un coro de la iglesia, en un coro de campanilleros en Navidad, las comparsas de carnavales.....de todo un poco.


Tras aprobar la EGB, a Manuel le surgió una duda, seguir estudiando BUP o acceder a la formación profesional. Finalmente se decantó por esta última y empezó a estudiar electrónica. Pronto se dio cuenta se que aquello no le molaba nada...”Me aburría muchísimo, tenía que tomar una decisión definitiva”. Antes de decidir dejar los estudios, compaginó los estudios con la hostelería, pero pronto se dio cuenta que lo de ser camarero tampoco le gustaba...”Había días que tenía pocas asignaturas y me iba a trabajar de camarero, pero cuando entré fijo, me di cuenta que aquello no era para mi. Veía a mis amigos tomándose una cervecita y yo allí metido...me estaba quedando blanco como una pescadilla, así que me fui”
Manuel optó finalmente por el oficio de pintor que siempre le ha gustado, ha estado cuatro años ejerciendo la profesión...”Yo quería pintar con el rodillo, que me diera el solecito en la cara”


Así fue como Manuel pasó de ser un estudiante a ganarse el pan trabajando.

Haz "Click" en las fotos para ampliarlas